Crónica de Duelo de esgrima y palabras, Teatro Zorrilla

Posteado el 09. jun, 2010 por Max Verdie en Crónicas, General, Teatro

Como ya anunciamos en esta web, el domingo 6 estuvimos en el Teatro Zorrilla viendo “Duelos de Esgrima y de Palabras”, de la compañía La Irremediable.

Muy original.

Esa es la expresión que emplearé siempre que me pregunten por esta obra. Varios fragmentos de otras tantas obras clásicas del teatro español: El alcalde de Zalamea, El Tenorio, El Buscón, además de fragmentos originales basados en nuestro, parafraseando al narrador, más insigne espadachín: Diego Alatriste. Quien, como es menester, no podía aparecer en escena acompañado de otro que no fuese don Francisco de Quevedo.

Un cuidadísimo vestuario es lo primero en que se fija el espectador. Con buen gusto, eficacia y sin aspavientos, la indumentaria de cada actor en cada personaje que interpreta nos permite situar las escenas, los caracteres, las emociones e intenciones incluso para aquellos que no conozcan de primera mano las obras originales.

Una cuidada y sobria puesta en escena pensada ad hoc para realzar los duelos y las palabras evita que nos perdamos en lo innecesario. La atención se dirige, unívocamente, a lo que el director desea: la esgrima y las palabras. La esgrima, casi siempre correcta adolece en algunos momentos de esa “mecanicidad” de las artes marciales ensayadas, la sensación de que está todo preparado y la falta de energía violenta propia de un duelo real. Las palabras, por otra parte, se ven algo comprometidas en los muchos momentos en que los personajes rompen la cuarta pared para dirigirse al público, bien sea el narrador desde las tablas o los demás actuantes saliendo del fondo del teatro o de los palcos. Un recurso que suele ser brillante usado con escasez, del cual se abusa levemente, confundiendo al espectador en algunos momento.

Y los actores: un elenco amplio siempre arroja irregularidades, por lo cual sorprende el equilibrio de talentos que acompaña a esta obra. Profesionalidad , emoción, intensidad, ritmo y, por qué no, picardía y complicidad con el espectador. Una notable excepción a ese equilibrio es el monumental Quevedo de Chete Guzmán, poderoso, inflamado, socarrón, visceral y casi salvaje. El mismo don Francisco vuelto a la vida. Digno de no olvidarse nunca.

En resumen: los mejores duelos que ha dado nuestra literatura, por primera vez representados sobre las tablas. Una iniciativa de Jesús Esperanza, el Maestro de Armas de la compañía, llevada a cabo con respeto, profesionalidad y un innegable regusto a corral de comedias del siglo de oro.

No iguala, lógicamente, a ninguna de las obras de las que extrae el duelo, pero es la obra perfecta para quienes alguna vez soñaron con ser compañero de Alatriste o contrincante de don Juan Tenorio.

Tras esto, como en el mismo escenario nos recordó Quevedo…

… ¡No queda sino batirnos!

Etiquetas: , , , , , ,

2 Respuestas para “Crónica de Duelo de esgrima y palabras, Teatro Zorrilla”

  1. Jesús Esperanza

    10. jun, 2010

    Agradezco la crónica de nuestro Espectáculo, solamente apuntar que el actor que interpreta a D. Francisco de Quevedo es Chete Guzmán, Ángel Solo lo interpretó en Madrid. La confusión es culpa nuestra por no especificar en cada función qué actores interpretan a los personajes.

    Gracias de nuevo
    Jesús Esperanza

  2. Max Verdie

    10. jun, 2010

    Gracias por la corrección, Jesús.

    Ya está cambiado.

    Enhorabuena por el espectáculo.

Deja una Respuesta